Sunday, January 22, 2017

No podían tocarse.
No sabían.

Se escurrían entre las rendijas.
Intentaron arañazos, prisa honda, amor.
Y ahora ya saben.
Ya se tocan.

1 Comments:

Blogger Beauséant said...

hasta las cosas más sencillas necesitan un tiempo, un aprendizaje... y alguien con quien compartirlo...
(me alegra tu vuelta)

3:59 AM  

Post a Comment

<< Home