Sunday, October 14, 2012

Hubo un tiempo en el que yo salvaba vidas
aunque fuera a base de apuntes,
y se brindaba por ellos en las cenas de fin de curso
cuando toda la clase acompañaba al más borracho
y lo metía en la cama
y si hacía falta le daba veinticuatro besos de buenas noches.
No como ayer.
Ayer volvíamos solos
perdidos
sin miedo.

Y a este intento de resaca le iban mejor las cosas
cuando ocurría contigo,
pero ya no, ahora no.
Es una pena
porque este frío tiene la textura del invierno
y la capacidad de hacer que las cosas pasen más rápido.
Por eso bailo deprisa,
todas las noches,
para reír con músculos y párpados
y no terminar abrazando a quién no quiero.
De todas formas
ya no salvo ni vidas
ni recuerdos pequeños escondidos en los callejones.
Ahora rompo todo y con todo
por otro día de verte despertar
que es lo único para lo que me sirven las noches.
Para que terminen
y te muestren cerca.

2 Comments:

Blogger Beauséant said...

Quizás antes salvabas vidas, en plural, y ahora te hayas concentrado en una sola.. Es casi casi lo mismo.

2:48 PM  
Anonymous Anonymous said...

.

Viento de otoño.
Ha sonado un portazo
en el pasillo.

(Haiku)

10:30 AM  

Post a Comment

<< Home