Sunday, October 14, 2012

Hubo un tiempo en el que yo salvaba vidas
aunque fuera a base de apuntes,
y se brindaba por ellos en las cenas de fin de curso
cuando toda la clase acompañaba al más borracho
y lo metía en la cama
y si hacía falta le daba veinticuatro besos de buenas noches.
No como ayer.
Ayer volvíamos solos
perdidos
sin miedo.

Y a este intento de resaca le iban mejor las cosas
cuando ocurría contigo,
pero ya no, ahora no.
Es una pena
porque este frío tiene la textura del invierno
y la capacidad de hacer que las cosas pasen más rápido.
Por eso bailo deprisa,
todas las noches,
para reír con músculos y párpados
y no terminar abrazando a quién no quiero.
De todas formas
ya no salvo ni vidas
ni recuerdos pequeños escondidos en los callejones.
Ahora rompo todo y con todo
por otro día de verte despertar
que es lo único para lo que me sirven las noches.
Para que terminen
y te muestren cerca.

Monday, October 01, 2012

He dicho adiós a muchas cosas hoy.
A una ciudad, a un verano;
a todos los secretos.
Y mira,
es cierto que ya no es casa lo que ayer sí,
y que no hay más la ventana para mirarlo todo si algo iba mal.
Pero este porche,
el cielo en el azul exacto,
tú bailando a mi alrededor,
el viento moviéndome el pelo
y toda la incertidumbre pegada a mis dedos,
todo eso
deshace un poco el nudo
tan fuerte
que se me ha formado en el estómago
durante el amanecer.