Wednesday, August 15, 2012

Te ha brotado un constelación
tras la rodilla.
"No me lo explico", dices,
y yo tampoco termino de entender
cómo puedes barrer
con la misma facilidad
la pena o mi cocina.
Y convertir todo en felicidad.
En las noches más dulces del verano,
en las siestas que jamás dormimos,
en desayunos que no son capaces de eclipsar
todo lo que se me mueve por dentro
cada vez que te veo sonreír
justo después de despertar.

3 Comments:

Blogger arena said...

qué bonito!

4:47 AM  
Anonymous Anonymous said...

Sublime :)

7:25 AM  
Blogger Beauséant said...

te ha quedado un ritmo tan cortaziano que es estupendo leerlo en medio de este calor tan pegajoso que imposibilita cualquier idea de escapar.

1:47 PM  

Post a Comment

<< Home