Saturday, June 30, 2012

Siete minutos

Las historias de amor
pueden durar siete minutos.

Caminas por una calle
llena de gente.
Y de repente tus ojos se cruzan
con la mirada de un chico
que está a tu lado.
A partir de ahí
comenzais a pasear juntos
él, un poco más despacio
termina observando tu espalda
y la parte de atrás de tus rodillas.
Tú buscas su sombra en la acera.

Caminaís así
juntos
conscientes
cómodos.
La calle, a medida
que avanzas,
se va despejando.
Casi no hay nadie.
Llega un semáforo en rojo.
La noche se detiene.

Tú miras el cielo y los edificios;
él intenta comprender lo que observas.
Cuando la luz se vuelve verde
él acelera lo suficiente
como para ser
quién vaya delante.
Reparas en las pulseras
que rodean sus tobillos.
Y así,
tranquilos,
se establece un amor
desmesurado,
un amor inconexo
y absurdo.
Un amor misterio.

Y, al final,
la esquina donde ella gira
y él no.

Se vuelven a cruzar las miradas.
Surge la duda
de decir algo
besar
cualquier cosa.
Pero no.
Ambos siguen caminando
mirándose
hasta desaparecer
al otro lado de la pared.

Algo tan hermoso
como para no pensar
que es el cuento 'de lo que pudo haber sido'.
Existe categoría propia;
'la historia que ha sido':
un amor de siete minutos.

1 Comments:

Anonymous Anonymous said...

es increible pero cierto a veces hay amores de un segundo ,de una mirada

10:27 PM  

Post a Comment

<< Home