Tuesday, January 10, 2012

Y ahora cada vez
que me siento en un andén,
tomo un metro o un tranvía,
espero al bus
o subo a cualquier otro
transporte público
escribo.
A penas leo.
Casi no escucho música.
Olvido observar a los viajeros,
pensar en mis cosas,
jugar con los niños.
Mirar por la ventana.

3 Comments:

Anonymous Anonymous said...

No te distraigas si te encuentras en un andén de Cercanías en Fuenlabrada.

Hazlo por nosotros, tus lectores.

12:29 PM  
Blogger Beauséant said...

cada momento tiene sus caprichos y es bueno escucharlos, hay un momento para leer, otros para llorar y otros para pensar..

es cuestión de aceptarse ;)

2:03 PM  
Blogger DOLORES Revista chica said...

toc, toc, ¿sigues por ahi?

4:20 PM  

Post a Comment

<< Home