Wednesday, October 26, 2011

A té, pienso.

Como si La Gramola fuera todavía un programa que mereciera escuchar(se)

y el presentador formulara aquella pregunta coincidiendo,

incompresiblemente, con el momento en el que el baño se llenaba

del vaho de las duchas nocturnas.

¿A qué huele tu cocina?

Y leías mensajes de cenas a medio hacer.

“Lo que te hagas.” A eso olía la mía

Aquí, ahora, huele a té.

Pero yo nunca he preparado té.

Puede que sea de ese tuyo, que sabe tan bueno.

1 Comments:

Blogger Beauséant said...

o el recuerdo de otro te y otro lugares que, por aquello de la teoría de cuerdas, ha venido a posarse entre tus fogones..

cualquiera sabe.

6:00 AM  

Post a Comment

<< Home