Wednesday, September 14, 2011

uve.

La ciudad de las palmeras y las bicicletas. De los amaneceres bonitos.
La uve del pilla-pilla. El río convertido en parque. La ciudad que come vocales y juega con las consonantes. Las azoteas para tender o cenar. Los bares en cada esquina en un país lleno de bares. Las tiendas pequeñas y los helados cremosos. El deporte; y la sección 'otra poesía' en la biblioteca que un día fue hospital. Los adolescentes con pelo azul reuinidos en el museo de arte moderno.
El tranvía.
La gente exageradamente amable que parece sacada de 'El show de Truman'. La humedad en el ambiente. La playa, que es fea, pero es playa.
Y los veleros en el horizontes a última hora de la tarde.
Mi tía, mi tío y mis primos (segundos), y saber que las familias son esto. El correspondiente gen Casalderrey. La plaza redona. Xarxa, que ha sido la primera palabra no-deductible que he deducido del valenciano. Los acentos al revés. Los metros que vienen por la izquierda. Los bordillos altos. Un piso color miel.
Las ventajas de tener barra americana. Las cajas forradas de azul para ordenar las cosas. El calendario de cartulina negra y rotulador de plata. Los 30.700 megas. Vivir sin tele. La radio a todas horas.

Y el Levante, que se lo lleva todo.

1 Comments:

Anonymous Anonymous said...

siempre es el este, recuerdalo.
(Besos por primera vez desde el frio Canada)

9:16 AM  

Post a Comment

<< Home