Wednesday, June 08, 2011

Llega un momento en el que deja de hacerte gracia
eso de que todo el mundo te vea como Amelie.
Que las palabras dichas a la cara
o al oído
tienen mucho más encanto
que correr por el parque
barra estación
escaleras abajo.

Por muy París que sea.