Sunday, February 21, 2010

Sólo quiero oír a Sabina
(te mereces un novio poeta)
y un corazón sapilmentado
vuelta y vuelta,
dormir la siesta, antes de comer,
brindar a tu salud con una
que yo me sé.
Encontrarte siempre por las calles
de aldeas pequeñas
y cuartos oscuros.
Que tengo dos mil razones
para olvidarme de todo,
y no pensar más que en tu sur.
Que yo también
echo de menos
y me cago,
en la puta madre


de los cercanías.

2 Comments:

Blogger el perro said...

cojoudo!!!

8:03 AM  
Blogger Valkyrie said...

Ver, que ya no piensas en mí,
que ya no crees en la gente,
que tomas pastillas rosas
y te has vuelto nihilista,
y sueñas con no soñar.

9:19 AM  

Post a Comment

<< Home