Saturday, January 31, 2009

Agitan llaves en la puerta de mi casa.
Oigo el ruido perfectamente.
Nadie entra.

Wednesday, January 28, 2009

Estoy hasta las pelotas de la palabra distancia.





En realidad, más que de la palabra, de la distancia en sí.
Que las palabras a mi no me han hecho nada.

Sunday, January 25, 2009

tipología

Monday, January 19, 2009

Pintarme las pestañas con rímel, y no importa que parezcan más largas, sólo que el tinte las recorra y las espese. El negro rodeando los ojos, y también un rojo fuerte, que queme, entre los labios. Aparecer en tu calle, silenciosa, pasear de un extremo a otro sobre zapatos planos, esperarte.

Terminarás por verme.
Terminarás por entender que sí, era posible.

El invierno se come las muertes, las debora una a una, hasta dejar un aliento triste y deshojado que corre entre las bicis de los parques. El invierno se recodea entre las fieras, invade el espíritu níveo de este mes de enero, nos desguaza. Los inviernos se tiran del balcón, se sacuden en alfombras polvorientas, se cuelan en las rendijas de las casas. Y algunas veces nos obligan a decir adiós con las palabras.

También están las mañanas nuevas, el rigor informativo de las audiencias, las sábanas ventiladas y el corazón blanco, y una ventana. También están los besos, esos besos que te llenan de colores y confeti, las madrugadas alquiladas, el incierto sabor de las cazuelas. Y tiene enero esa sílaba, inerte y llena de vida, el cúmulo de algunas gentes, y el silencio de las huídas.

Saturday, January 17, 2009

A veces utilizo palabrotas.
A todo el mundo le parece que suenan mal
y para mi suenan de puta madre.

¿qué extraño método le concedió la ventaja de ser tu foto principal, el recorte de tu nick del messenger y una hojita en las palabras del fotolog?
no, no son neologismos, ni rabia, ni nada.
es la vida que te queda cuando los colores se han marchado lejos

Thursday, January 15, 2009

Aquí, la niebla que nunca existió, se ha mezclado fuerte, hasta hacerse nieve.
Son ese tipo de cosas.

Mis favoritas.

(mirarlo por la ventana desde la cama, caliente, con legañas en los ojos, y amor en las manos)

Se deshacía en sus pasos.
La Maga, por fin, había encontrado una canción.

Hoy me he vestido de negro y rojo
así que puede que tuvieras razón cuando has visto a esa chica en el pasillo,
casi casi era yo.