Wednesday, November 19, 2008

Ya ves, antes podía pasarme toda la tarde recortando y recortando.
Ahora abro una revista, paso las hojas, y como mucho saco una fotografía y una frase.
Todavía tengo cajas y cajones llenas de papeles.

Y cada vez necesito más periódicos.


Elijo el color rojo. Y el azul.
Me bombardean los misiles de la segunda guerra mundial.
Tomo dos pastillas cada doce horas,
pero hoy me he negado a disolver el sobre con sabor a menta en un vaso de agua
(dicen que es contra el dolor).
Hoy he pegado más cosas en la pared, la que queda frente a todo ese montón de fotos
que imprimí en la fnac por quince con noveinta y cinco.
También fotos y una o dos palabras.
He puesto el botón que me enviaste
sobre nuestras caras.
Esa imagen que me queda a la altura de los ojos
cuando estoy usando la mesa tal y como se supone que se tiene que usar
una mesa en una habitación, de estudiante.

Quizás te esté mintiendo, resulta que no puedo acertar.
Que aún te eche de menos, y que este menos vaya aún a más.
También escucho Love of lesbian, y me revuelo
y tengo sueño aunque duerma muchas horas.
Por eso nunca oigo el teléfono
y todo el mundo se enfada
pero yo estoy dormida
tan dormida que nadie ha estado más dormida jamás.
Tanto que, aún conociendo mi condición de primogénita,
alguien used to llamarme la hermana pequeña de la bella durmiente.

Pero ya no sangro.

1 Comments:

Blogger Paz said...

yo también duemo muchas horas y sigo teniendo sueño. Y poigo el teléfono cuando suena, pero me parece que es en un sueño, y no lo cojo, y me despierto y tengo mensajes que preguntan dónde estoy, y qué quiero hacer esta tarde.

4:36 AM  

Post a Comment

<< Home