Thursday, October 30, 2008

Siempre voy al bar del aeropuerto
cuando quiero ponerme triste.

Yo iría a la cafetería de la facultad de Derecho,
si quisiera ponerme triste,
iría a la cafetería de Derecho.

Viniendo de Sevilla
hasta Madrid
muy cerca ya de tu destino
se puede ver desde la carretera
un cartel enorme y verde
que lo anuncia:
HOTEL LOS ÁNGELES.

La verdad es que no me apetece
nada
beber mojitos,
reír
hablar
salir a bailar.
Prefiero quedarme en mi habitación
calentita
escribir
escuchar música
hablar por teléfono
calmar a mis hormonas
emprender una lucha a base de chocolate
contra el dolor de ovarios
que amenaza con avalanzarse
sobre mi.
Hasta vería Cuéntame
si no fuera porque cada vez que ha sonado el timbre
(y ya van unas cuantas)
era gente
que va a llenar mi salón.

A veces, se me agotan las fuerzas
sólo un instante
sólo un momento.
Se me revuelven las hormonas
o los sentimientos, ya no sé.
Me agota la vida.

Todo el mundo lee. Las mujeres, sobre todo.
El metro está lleno de corazones helados.

No me apetece.
No quiero ver el telediario
esta noche.
No quiero saber más datos
sobre la bomba que ETA
ha dejado esta mañana
en la Universidad de Navarra.
Intento poner música
aunque el CD se me resista,
quiero tapar las voces del presentador
y los corresponsales
que atraviesan las finas paredes
de este edificio [que habito.
Pero el botón de PLAY/PAUSE
no responde a las órdenes
que impera mi dedo índice
e izquierdo.
Prometo en voz alta leer
mañana
el periódico
y todos los titulares que traten
el atentado,
hasta alguna editorial
o columna de opinión
si hablan sobre el intento
de manchar
(de sangre)
algo tan sagrado como la universidad.
Lo juro.
Mañana, camino de la facultad,
gastaré un euro diez
en El País
(al fin y al cabo, es viernes).

Wednesday, October 22, 2008

- Todas las chicas queriamos ser Amelie; sólo algunas lo conseguiamos

poquito a poco

Tomarme la vida con calma.
Levantarme con tiempo de sobra.
Escuchar música alegre mientras me ducho.
Oler a jabón.
Beber zumo.
Recoger la ropa tendida.
Desayunar con tranquilidad.
Leer en los medios de transporte.

Sonreír.

democracia

Elegimos el olor de nuestro champí de uno noventa, el tamaño de las patatas fritas, el color de moda de las lentejuelas y camisetas de la próxima temporada otoño-verano que nunca nos vamos a poner. Quién se queda en la academisa, quién nos representa en la escalera de vecinos y el single de un verano sin canción.


El destino solicitado no se encuentra disponible, pero tiene 27 ciudades más a las que poder viajar con Ryanair.

(versión 1)
La gente asocia la lluvia y el otoño al frío.
La gente es que es absurda.

(versión 2)
La gente asocia la lluvia y el otoño al frío.
La gente es que es gilipollas.

Una serpiente
que muerde una manzana
que muerde un corazón
que encierra el pecado
que desata los males
que conserva el deseo.
Una serpiente
que mira
que observa
que guarda el calor
que rechaza el movimiento
que conserva la calma
en tiempos de crisis
en situaciones críticas
en noches sin ti.
Una serpiente
que ahora soy yo
que tengo
mis propios recursos.

Dublín tiene tranvías
y autobuses amarillos.
Dublín es dos chicas asiáticas
dandose al mano
pero sin darse un beso.
Dublín es un Penny's,
un Supermac's y una librería Eason.
Dublín esconde un Tesco Value,
en alguna parte.
Dublín es pasear junto al río.
Dublín es mil puentes.
Es Guinnes, Miller
y Heineken.
Dublín es un camarero español,
un cliente español,
siete estudiantes.
Dublín es diez, once; mil.

Dublín no tiene calles suficientes.

Saturday, October 18, 2008

Soy una cenicienta
que coge el bus a las 23.58.
Tengo jersey azul y tu palestino en el cuello.
Estreno pendientes
(recién comprado por un euro
en la plaza de Chueca).

En los cascos escucho Manu Chao,
(antes sonaba Platero y Tú,
antes La casa azul).

Como en cualquier canción de Chenoa,
o productos varios de televisión.
ahora llevo vaqueros.



Son las 00.01.
El autobus da marcha atrás.
Se rompe el hechizo.

Tuesday, October 14, 2008

Es tan simple.
Y tan rematadamente complicado.
Lo quiero gritar.
Que me duele el cuerpo de temblar,
la cabeza de pensar.
Y el corazón, de tanto usarlo.





y para mas inri en madrid,las estrellas,no se ven

Monday, October 13, 2008

"Dublín no tiene retrocesos,
tiene esquinas y tragos de cerveza
detenidos en las bocas de los vasos.

Dublín no tiene risas
ni besos,

pasos cortos en Halfpenny bridge
miradas
lunas de espiral de cigarrillo
o nubes de manta de tejados
pero no tiene caricias.

Dublín no tiene calles suficientes."


Sí, tal y como imaginaba, Darío Facal tenía razón.

Thursday, October 09, 2008

dublin no tiene calles suficientes

Y por supuesto
aquel poeta, del que (como siempre) no recuerdo el nombre,
tendra razon.
y el domingo, quiza esperando en el aeropuerto
escribire en mi cuaderno:
dublin no tiene calles suficientes

Tuesday, October 07, 2008

no woman no cry
no woman no cry
no woman no cry



La música que te hacia temblar, y lo sigue consiguiendo.


Irlanda entera está lloviendollorando mientras yo viajo sola en este autobus.

Irlanda entera se deshace mientras yo sonrío, yo os sonrío desde aquí. Yo te sonrío desde aquí.

Hasta cualquier otra parte.