Sunday, September 14, 2008

La felicidad estaba en la Caja Cincuenta. En la magnificidad del arco lector.
En los códigos de barras.
La felicidad estaba en ser repartidor del Mercadona.

Y poder presumir de ello.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home