Friday, June 13, 2008

Se caen los lunares desde tu barbilla a mi brazo, se desperdigan por la piel, saltando de un cuerpo a otro, sin importar la dirección ni el modo, de la espalda a la parte donde termina la ceja, de tus dedos a mis caderas, de mi tobillo izquierdo hasta detrás de tu rodilla. y se desperdigaban por tu cama mientras

0 Comments:

Post a Comment

<< Home