Monday, May 26, 2008

botones

El cuerpo humano es complejo y está lleno de botones.
Hay uno, justo a lado de los ojos, que si lo tocan, los cierra muy fuerte. Sobre la barriga hay dos tipos: los que te hacen suspirar y los que te hacen cosquillas.
También hay uno en la planta del pie, pero nadie sabe todavía qué es. Muy cerquita, en los tobillos reside un botón prácticamente impercetible, que solamente las manos habilidosas son capaces de apretar con exactitud; cuando se produce este hecho un par de alas pequeñas brotan y te hacen volar.
Existen muchos más: el de la punta de la nariz, que hace estornudar; el de la muñeca, para escribir cuentos de antes de dormir y otro en el oído interno, que se activa mediante sonidos musicales y tiene interconexión con todo el resto del cuerpo, que es en realidad lo que nos hace bailar.
(...)
Lo normal es eso, que los aprietes, siempre cuidadosamente , y comience la funicón adecuada. Pero hay un excepción, hay un botón dento de la boca (no es el único). No hay forma de activarlo, porque este botón no se aprieta. Este botón se abrocha. Eso sí, una vez que se ha conseguido, las sonrisas brotan, tan fuertes, que no hay nada más que hacer. Hay quién intenta luchar contra esa situación, y entonces paran, durante cinco minutos, y se vuelven tristes y ojerosos. Pero es algo totalmente contraproducente, en seguida se dan cuenta de que se les estiran los labios, que los pómulos suben, que los dientes asoman, y no hay vuelta de hoja, se sonríe, se sonríe y se vuelve a sonreír.

1 Comments:

Blogger Angus Scrimm said...

anda!! pues no me había dado cuenta...

hoy me imagine el cuerpo humano como una suma de cicatrices emocionales medio saturadas. Junto con tus botones me veo más maniqueo que nunca

un abrazo

3:36 PM  

Post a Comment

<< Home