Friday, February 01, 2008

con la misma delicadeza que sus pies descalzos se apoyaban sobre el pedal del teclado se subían los dos hábiles prestos a unos zapatos negros de charol y ocho centímetros de tacón para volver a descender después

1 Comments:

Blogger Beauséant said...

quizás vuelvas a bajar, pero después de subir a unos zapatos de charol una ya no vuelve a bajar igual...

3:21 AM  

Post a Comment

<< Home