Wednesday, October 24, 2007

19 popkorn

Te echo de menos.
Y me da pena; porque más que a ti,
echo de menos al tú que eras.
El que me regalaba sonrisas y palabras.
O llenaba mi habitación de sonidos de cascabel y camisetas de rayas.
y escuchar nosoträsh o extremoduro
indistintamente.
Porque para ti yo era arte,
chica de los ochenta.
Y tú eres un duende del bosque,
una palomita de maíz,
un amigo desde pequeño (qué ibamos juntos de campamento).

Aunque hayas vuelto [a alguna casa]
Siempre pensé que eras un "niño perdido"
capaz de volar con Peter Pan
y de vivir todas esas aventuras.
Y yo no soy más que Wendy, y ahora ya no llevo camisón,
sino un precioso vestido blanco;
y estoy dispuesta a enamorarme,

aunque no pueda volver a tocar más las segunda estrella
que esta vez, a los dos, nos queda a la izquierda.

3 Comments:

Blogger Beauséant said...

qué bonita es la ingenuidad de esa edad en la que creemos que nuestra propia voluntad es fuerza suficiente para mover el universo..

amén...

2:39 PM  
Blogger Danelí said...

qué sonido más maravilloso tiene esa frase
"te echo de menos"
pero cuando la habitación está vacía reverbera en todas las esquinas
y se cruza con la nostalgia

besazo
=*

6:16 PM  
Blogger el_Vania said...

La gente cambia.
Y echar de menos da rabia.
Y no arregla las cosas.
Y cuando sientes que alguien ha cambiado, es que tú has cambiado también.

Salud/OS!

2:27 AM  

Post a Comment

<< Home