Tuesday, March 13, 2007

Me abrazo de nuevo con sus pestañas metálicas.
sobre una herida que escuece
pero no duele.
Me absorvió lácteo
y falsamente alegre.
Fueron unos minutos.
No más.


después yo seguí con el poeta

4 Comments:

Blogger Clifor said...

Tiro sal sobre mi espalda. Escuece. Pero me divierte hacer ángeles sobre la nieve. Nada es lo que parece y pese a la fragilidad somos resistentes. Y pese a la resistencia, nos escondemos en el negro de los bares. Ésa es la manera. La única que nos permite seguir agazapados. Cobardes.

Y luego llegas tú. Asustadiza. Todo fluye. Es fantástico pero no es el lugar. Y nuestros lugares, últimamente, cambian de sitio antes incluso de que lleguemos. Nada es lo que parece. O todo.

Todo se resolverá al final. Sólo hace falta fe. Y, quizá, tiempo. Y un beso cálido y metálico.

4:06 AM  
Blogger Angus Scrimm said...

Mejor unos minutos que nada, ¿no crees?

Besos

7:03 AM  
Blogger Beauséant said...

completando el comentario anterir, casi mejor que sólo sean unos minutos, las cosas que duran un instante se aprovechan más...

1:42 AM  
Blogger el_Vania said...

Escarceos... a veces dolorosos, a veces placenteros. Todo relativo. Como la vida en si.
Salud/OS!

5:10 AM  

Post a Comment

<< Home