Thursday, November 23, 2006

tarde de

El señor López se sentía cansado y aturdido tras una velada desastrosa; los invitados ya estaban dormidos en sus confortables camas y él aun tenía que limpiar la sangre de la mesa de estudio desordenada, llena de utensilios inservibles, con los que recorría el mundo en busca del lugar perfecto. Un día se le cayó un palo dorado y muy largo en el borde del camino. Y lo siguió persiguiendo. Hasta que llegaron a una cafetería antigua. Y nunca más se asustaron, ni volvieron a perderse por la ciudad. Aunque derramara el vaso de agua sobre la mesa no se borrarían los recuerdos del cristal ni el chiar de las gaviotas se desharía con el líquido, limpiándole el corazón. Quizás mañana todo fuese diferente, o quizás nunca sobrarían las palabras de impulso. Lo cierto es que quería saltar y alcanzar la rama que le había robado el sombrero. Se lo puso y rehizo el camino; si no se daba prisa no llegaríá al puerto a tiempo y el ferry zarparía sin él.
Tenía cinco minutos para darle al play. Cinco minutos para largarse. O para volver y enfrentarse a todo. Ya no le daba tiempo a nada más. No podía recoger todo lo que habían tirado dentro del buzón. Junto a él, había una carta con un remitente extranjero: desde un país perdido en África un misterioso personaje, uqe decía ser prisionero le pedía que cogiese el primer vuelo para reunirse con él en cualquier sitio y contarle todo lo que había pasado.

8 Comments:

Blogger AsDePiqas said...

llena de utensilios inservibles, con los que recorría el mundo en busca del lugar perfecto


Véase definiciones de honor, vergüenza, sabiduría, riqueza, belleza, procedencia, raza y sucedáneos.

Vuelos al Lugar Perfecto a precios reducidos. Last-minute flights. Ofertas imbatibles. Siete al precio de seis. Visítenos.

10:15 AM  
Blogger Alice ya no vive aquí said...

Confío en que consiguiera coger el vuelo. Quizá no hayara allí tampoco la respuesta, pero tendría ocasión de comprobarlo. No es el primero que va de ocas en oca buscando la equis que marca el lugar.

11:34 AM  
Blogger Danelí said...

oh
acabo de revisar el blog de paz...
me parece que el señor López es un buen amigo de ustedes, y creo también que quiere hacerse famoso
=)


cariños y abrazo de primavera a otoño

5:00 PM  
Blogger Alnitak said...

Cinco minutos. Ultimamente todo depende de cinco minutos. Cinco minutos, es el tiempo que necesito que me quieran, es el tiempo que pasa antes de que se enfade, es el que pasa hasta que pierdo el autocar, y ahora, cinco minutos para darle al play y coger un avión.
Sea como sea, siempre será mejor que quedarse recogiendo una mesa llena de utensilios inservibles y sangre, ¿no?

1:57 AM  
Blogger Miguel said...

En esos casos siempre gana la banca,no podemos llevar mas ropa de la necesaria, luego es un lastre...perdemos tiempo, perdemos todo.
Un abrazo

8:18 AM  
Anonymous jaio said...

Nada atras, nada en una maleta, nada sobre la mesa. Solo un billete, y las ganas de huir de nuevo. Puerta de embarque desconocida, destino final...dicen que eso lo debe descubrir cada uno.

1:38 PM  
Blogger pqueno said...

cinco minutos a veces son demasiado poco tiempo

abrazos ausientes desde el norte

4:18 AM  
Blogger Lo said...

con azucar y compañia entoces.
;)

11:20 AM  

Post a Comment

<< Home