Sunday, November 26, 2006

burbujas

De repente derramé un vaso de agua sobre la mesa. Y no era un descuido, o un tropiezo.
Con nocturnidad, solamente eso.
Dejando que el líquido se derramara, y deslizandose lentamente llegaba hasta el suelo.
Lo miré, fijamente; gota a gota. Despues me marche sin hacer una mueca ni siquiera. Nada.
Esta era mi forma de llorar (ahogarme, de salir, respirar).

De encontrar burbujas bajo la almohada.

y ahora yo sólo estoy poniendo en mis labios las palabras que ella me contó... palabras totalmente cuidadas,
una vez.

Interpretando el papel que otros crearon para ti.


Eso es lo que somos en
el fondo,
una tos sin médico ni
cura,
un abrazo partido.
La venganza dormida.

Thursday, November 23, 2006

tarde de

El señor López se sentía cansado y aturdido tras una velada desastrosa; los invitados ya estaban dormidos en sus confortables camas y él aun tenía que limpiar la sangre de la mesa de estudio desordenada, llena de utensilios inservibles, con los que recorría el mundo en busca del lugar perfecto. Un día se le cayó un palo dorado y muy largo en el borde del camino. Y lo siguió persiguiendo. Hasta que llegaron a una cafetería antigua. Y nunca más se asustaron, ni volvieron a perderse por la ciudad. Aunque derramara el vaso de agua sobre la mesa no se borrarían los recuerdos del cristal ni el chiar de las gaviotas se desharía con el líquido, limpiándole el corazón. Quizás mañana todo fuese diferente, o quizás nunca sobrarían las palabras de impulso. Lo cierto es que quería saltar y alcanzar la rama que le había robado el sombrero. Se lo puso y rehizo el camino; si no se daba prisa no llegaríá al puerto a tiempo y el ferry zarparía sin él.
Tenía cinco minutos para darle al play. Cinco minutos para largarse. O para volver y enfrentarse a todo. Ya no le daba tiempo a nada más. No podía recoger todo lo que habían tirado dentro del buzón. Junto a él, había una carta con un remitente extranjero: desde un país perdido en África un misterioso personaje, uqe decía ser prisionero le pedía que cogiese el primer vuelo para reunirse con él en cualquier sitio y contarle todo lo que había pasado.

Monday, November 20, 2006

pausa

["No quiero irme. Si me marcho ellos han ganado.
Verán que me han asustado y continuarán asustando a otros."]

Y el chico del palestino mira fijamente los ojos negros fotografiados por un extranjero en el sur de tus zapatos.

La lluvia y la inocencia
de los doce años
La infancia derretida con
el caramelo caliente
y un periódico sucio entre las manos.

Me inundo en los colores de la piel
en todas las mujeres que alguna vez seré.

Nos callamos. Y el silencio es blanco,
como un pensamiento,
como la nieve.
Este autobus se está llenando de charcos
(aunque a la ciudad se le vea el horizonte)

...y dormiamos tan juntos que amaneciamos siameses...



[ahora sólo hay que darle al play]

Monday, November 13, 2006

que hasta pueden morir de nostalgia

Wednesday, November 08, 2006

Ésta es una historia de amor. Y como todas empieza bien, Lo que nadie sabe a ciencia cierta es cómo termina. Ni dónde los lleva.

Ni si alguna flor resiste el ácido sulflúrico

Thursday, November 02, 2006

próxima estación

Mis historias están hechas de chocolate
y estas calles

la ciudad me aporta normalidad
tranquila
Mi corazón huele a verduras.

de eso se trata, es un amor de verano
la espuma de la gaseosa
el rabo de nube
una estrella fugaz
el metro que escapa
la última gota
el cajón del suavizante
los besos a escondidas
el correo urgente
la felicidad
bailar de puntillas
una carcajada estruendosa
no verte

correspondencia con linea siete
de color amarillo