Saturday, October 28, 2006

un lunar en la barbilla

La chica del lunar y yo nos conocimos con seis años en el cole. Desde entonces hemos hecho todas las cosas importantes juntas. Me asusta mucho que ahora tengamos que pasar tanto tiempo separadas, y que ella pasee en la ciudad amarilla y yo bajo este cielo que sí, tiene estrellas. Y miro sus fotos y los regalos que ha preparado tan cuidadosamente en la última época, esos que tienen besos y recuerdos pegados, y palabras del resto de nuestros amigos. Y espero el próximo, ese que lleva tanto tiempo preparando, y que he visto asomar algunas veces en el cajón de su mesa. Su nombre termina por hache, y todos los años intenta negarlo durante unos días, pero enseguida se le olvida.
Ella es mi mejor amiga, y me manda cartas contándome que le encantan los idiomas y que el catalán esta empezando a hacerle cosquillas. Es la que entiende todas mis bromas.
Los veranos que aun huelen a piscina en mi memoria fueron a su lado, con largas (y aburridas) tardes y helados de cien pesetas, y campamentos en el Lago, y canciones de piratas y lagartos. Con ella entré en el instituto por primera vez, y por última. Fui a su presentación en la facultad, aunque a mi me quedarán aun 15 dias de vacaciones.
Ella me conoce y me da besos curativos, y lloró mucho el dia que me fui, el dia que cantamos todas nuestras canciones preferidas. Y estoy deseando darle un abrazo, sólo otro de tantos. Porque por eso le regalé aquel collar de cuentas que mi amigo álvaro (fromRusiawithlove) me compró: "para que se lo regales a alguien como tú, alguien que merezca la pena, con quién se pueda conversar, que haga mejor el mundo"


Porque si lo escribo aquí a lo mejor ella un día lo lee. Porque un día viajaremos juntas por Italia (otra vez).

Saturday, October 21, 2006

aguanieve

Cayó la primera gota y tu seguías callado.
Comenzó a llover, y sonreias.
Empapados durante los siguientes tres días tú cada vez me abrazabas más fuerte. Traías café y besos a la cama, y sonrisas, deribadas de ese olor a tierra mojada que nos impregnaba. Ese aroma de tu infancia, de dias de impermeable y chocolate. Y nosotros avanzamos, enredándonos, creando pompas de jabón, el último invento de felicidad en los nudillos.

Pero un día llegaron los rayos (de tormenta del verano en el que terminamos cayendo). Y tú empezaste a sentir miedo. Y yo tenía frío, más y más frío. Un silencio azul nos separaba.

Te marchaste la primera tarde de sol que recuerdo, la melodía amarilla.

No soporté tu huída. Y lloré, todos los días, todas las noches. Lloré hasta diluirme en lágrimas. Y lloraré, hasta empapar el parque, hasta inundar la ciudad.



Lloraré; hasta ahogarnos.



Es texto es un ejercicio que tuve que hacer en clase de Comunicación e información escrita; o la parte que conseguí salvar del diluvio

Monday, October 16, 2006

por si acaso se me ocurre regresar

Esta ciudad de niebla y piedra, rincones de infancia; tus puntos de inflexión, tu chocolate en las pupilas.
Alguna foto entre nuestras manos.
Un beso de melocotón.
Las felices y nuevas vidas de mis amigos: llamadas extraviadas, boca alegre, estrellas, los ojos muy abiertos para ser fotografiados, abrazo, flequillo liso, historias contadas del revés... eso significa volver.
[todo lo que soñaba]

Dormir en mi cama aunque tú no duermas conmigo.
Todo un mare magnum de sentimientos e ideas. Y mañana a comer al chino; y coser nuestros botones (eres una chica pop:dieciocho)

margaritas de octubre

Comidas agridulces, partidas de cartas (mi fulanita de tal), futbolín, canciones que se repiten una y otra vez, pero yo sigo queriendo una chocolatina. Despues pasear con el poeta, camiseta de los Ramones, biblioteca, jardines para leer poesía [Kerouac y Fernando Beltrán], tumbarnos.
Un sitio cualquiera para dar la vuelta, batido de nata y café con limón.

El Guateque: fiesta de los sesenta, setenta y ochenta (siete siete seis), la música del pop y el roll... si has conocido la felicidad, pues parece ser que sí.
Las cosas han cambiado; pues quedémonos.

Mis pulmones se van rellenando de oxígeno.

estoy aquí de visita (pero ya no sé hacer poemas)

mi letra vestida de domingo, y a ti pérdida en mis raices.

Y puedes reconocer a los niños pijos del colegio, si te vienes por ahí.
[es sábado y nadie tiene prisa]

el abrazo lácteo provocó sonrisas... in the middle of the night
Anoche jugammos a una época que nunca nos perteneció.
No puedo dejar de mentir, que todo va muy bien (y tú serás quien tiene miedo)

Paseo por el lado izquierdo de la calle peatonal (ya sólo una esquina rosa)

de puente a puente y tiro porque me lleva la corriente Nuestra vida dividida en un tablero de la Oca.

En madrid seguiría lloviendo, triste como lo dejé.
Acaso más cerca de la luna y de los sueños........

"A veces lo que no tiene forma, toma forma por sí sólo."



[el experimento ha sido un éxito]

Friday, October 13, 2006

infancia

Una vez en aquel programa (Sorpresa Sorpresa)salió una mujer que creía haber nacido el 29 de febrero. Le descubrieron la verdad. Su marido, con ayuda del programa, le regaló algo por cada año que había perdido.
Cuando mi tía-abuela (la tía Pepita) cumplió noventa años prometimos llevarla si llegaba a los cien. Este mes de septiembre ha cumplido noventa y nueve y las sábanas le hacen yagas en la piel. Va a tener que irse a la (mejor de Zaragoza) residencia, y abandonar Sagasta, 5. No quiere.

Está convencida de ir a la Expo2008 [Pilaja conducirá la silla] Yo también lo creo, supongo que en el fondo todos lo sospechamos.
Aunque tal vez, definitivamente, no salga de ésta. Y entonces los bombones dejen de ser así de ricos y ya no podamos encontrar juegos en las figuritas de porcelana, y se termine la infancia.

Tuesday, October 10, 2006

i'm with you

Sunday, October 08, 2006

ocho

Miramos aburridos por el ventanal.



Que el silencio es sólo una forma de expresión, que la lluvia te está ahogando, que los niños se han quedado con todos los caramelos de la ciudad; y yo llorando, entre tus párpados níveos.
Canciones que permanecen dormidas. y todas las mañanas respirando en la cocina.

Friday, October 06, 2006

helio.

Una de las lágrimas. como una de las noches como siempre perdiéndonos.
Ha vuelto Peter, los chicos y todos para dentro. Salimos volando, esta vez sin metro, compartiendo asiento y alas. perdiéndonos en medio del atlas. encontrando una montaña más alta. un rio más largo, que no hiciste.

Nos reiamos dentro, con la red. Estallando las carcajadas y el limón. Ahora te busco, te ando, te persigo, entre las escaleras que nos suben a la luna, en un rincón de Inglaterra, los anuncios de cocacola (always) y tu voz tinitineando al otro lado del teléfono. No te voy a pedir que cuelgues, esta vez sólo necesito una escusa y se termina. Esta vez la cena se ha quemado y habrá que salir a pasear. Esta vez se terminó el disco y nadie se levantará a cambiarlo. Nos quedaremos en silencio los dos (pares) mirando el cielo de lo nuestro. Escuchando lagartos y cine. Perdiéndo el este, oeste, norte y sur. chiripitiflauticos. añoranza y delirio. Y una historia contanda por la mitad, de alante para atrás, perdió el sentido junto a las fachadas de la estación.


Hay una sonrisa que sin ti se me desarma.


y por favor, no descartes las demás posibilades. [vuelvo pronto]

Wednesday, October 04, 2006

anuda[dos

Nos hacemos un nudo. No como esas cuerdas de los pescadores. Pero nos unimos cerca, tan mezclados, que termino por no ser capaz de distinguirme de ti. (los labios en remojo) Respiro esa sustancia que se parece al aire, que en el fondo no lo es [tú lo sabías]
Sigo respirando de forma exausta y encendida.
Atravieso puertas de cristal. y te busco desde dentro. espero la llegada de los otros, los que huyeron (como yo) pero sin que se notará tanto. Y comienzo a poner puntos sobre los edificios más altos de Madrid, tocando el cielo con los párpados, amándote de puntillas y descafeinado.

Suenan las señales de alerta, está vez eramos muchos, y cada uno para casa. Suenan las bocinas y los gritos, y me enredo con los hilos de tu vida, y nos volvemos espectáculo de nuevo, y tu palpitas de ocho a cuatro. sin relojes ni mentiras, sólo batidos que exprimen la noche.

Me sé de memoria el calendario, retomo todos los libros que alguna vez prometí comerme, y te encuentro perdido en el metro, tal y cómo contabann todas las canciones que alguna vez me hicieron llorar. Y en tu báscula aun pesan mis sonrisas, y escribo de forma desatada... olvidando el nudo de campeches a la vuelta del colegio.

Ahora que es miércoles y no frenan las ciudades ni las distancias, que las fosas tectónicas siguen separando el planeta, que intento saber lo que no es comunicación, y espero que esta vez cumplas tu función de receptor, que no me des más problemas, que sepas al menos, que no te arrepientas; que no utilices más esta segunda persona para abrazarme.

Yo prefiero que esta vez no sirva la correspondencia.