Sunday, February 26, 2006

blanco

<
abrazos de agua.
Y en el mismo suelo,
si te mueves yo también me muevo.
¿Dónde acaba un beso?
Te seguí alrededor. de los tejados.
Me acomodé en tu risa.
Y en el mismo suelo nos hundimos,
"blanco sobre blanco".
Se dónde acaba un beso.>>
(maga)

Nieva.
Va a seguir nevando hasta que te encuentre.
Hasta que llegues.
Nevará hasta que me llene de blanco.

Han pasado las horas y continua nevando.
Ylo seguirá haciendo hasta que se cubran los labios de copos
(besos níveos)

Hasta que puedas volver a escribir te quiero en el jardín.

Saturday, February 25, 2006

lo he hecho

Me he tirado al agua, he roto las cartas, he desenredado la madeja, te he querido y odiado a partes iguales, he perdido a Wally (con sus rayas rojiblancas).
He atendido en clase, he escrito en libros que no eran míos, he tenido un catalejo (porque, ¿sabes?, yo una vez fui pirata), he resuelto el crucigrama, me he atado las zapatillas, he gritado (¡ahh!), he llorado y he reído.

Aunque no lo parezca, lo he hecho todo.

Friday, February 24, 2006

sigma

¿Por qué coño ponen sigma? Sigam no existe. ¿No se dan cuenta? Si sigam tuviese un valor conocido, entonces, entonces no haríamos la encuesta. Es S, siempre ese. Nunca conocerás la media poblacional, y mucho menos antes de la estadística. Nunca sabrás el valor designado a la desviación típica de esta o cualquier población.
Es sólo el ideal. Pero no vas a conseguir alcanzarlo.

Los matemáticos son unos útopicos

Thursday, February 23, 2006

los amantes del círculo Polar

<>

Supongo que la ciudad es lo suficientemente pequeña para habitar un número incierto de casualidades.

Tuesday, February 21, 2006

otra vez

Llorando, como los ojos turquesas, porque ese niño tenía un poco de intriga, de risa y mañanas. Era un niño lo suficientemente mayor para que no le hiciera ilusión encontrarse 10 céntimos (esos 10 céntimos), pero lo suficientemente pequeño como para que no se pareciera a ti. Era tan guapo que dolía. Y aún así tenía algo de odioso en la comisura de los labios y en las pestañas.
Tenía algo que podía taladrarme las mejillas, unos párpados hirientes.
Tenía, sobre todo, que no era tú.

(mierda, he vuelto a hacerlo)

Sunday, February 19, 2006

Empezar

Fue una mierda anudarme la garganta, no decirte hola ni saber decir adiós.
Porque una vez sabía (supe, que no estoy mintiendo) decirlo. Sólo decía adiós. Pero no me gustaba y era tal la atracción que me produjeron los hastaluegos que empecé a llenarme la boca con sus sílabas. Empecé a introducirlos entre los dientes, los masticaba un poco y me los tragaba sin respirar, como los jarabes horribles, como las cosas que huelen mal. Me los tragué y cuando ya estaban todos así, en el fondo del estómago, cómodos, tranquilos, empecé a utilizarlos en mis despedidas. Al principio me asustaban un poco, aparecían de repente en los ¡hastamañana! a conductores de autobús; en los aeropuertos y estaciones de trenes.
Aun así me acostumbré enseguida a su presencia. Los usaba hasta en las canciones, hasta en las cartas, hasta en los correos. En todo menos en los mensajes (ya sabes que todavía es joven mi teléfono, y después de esto, creo que sería mejor devolverlo al río).
En conclusión, que las despedidas de papel coûche y plastilina terminaron deslizándose en demasiadas ocasiones por la punta de mi lengua (donde habitan todo ese tipo de palabras) y se me están acabando.
Ahora que ya utilizo mucho más la palabra adiós estoy dispuesta a darme otro atracón de hastaluegos si me lo propones, si rompes el cristal. Porque los adioses son finales tajantes (sin posibilidad de recurrir, sin apelación). Son la respuesta más valiente a alguien que se va. Y los valientes, como el buen vino, duran poco.

Friday, February 17, 2006

silencio

... un silencio que casi (casi) le estallase entre las manos.
Y como no tengo otra cosa le regalo silencio.
Un bote de vacío. Mi silencio de gotas azules. Blanco.
Para qu lo tenga cuando el mundo le grite, cuando los demás se agiten y rebuznen, cuando le aserruchen el piso, cuando repiquen. Silencio para que se envuelva.
Tantas palabras he escrito con él que ahora la poca tinta que queda sólo puede abrazarle.
Abrazarle y estar callada.

(porque sí, es hoy, y yo sólo necesitaba una escusa)

Wednesday, February 15, 2006

dos

Hay otra persona que utiliza mi cuerpo,
mientras duermo.
Otra mujer. Una chica frágil y delicada, que se araña y se golpea.
Alguien con la piel blanca y sentimientos de papel. Está empezando a utilizar mis miradas.
Camina despacio, para que no la oiga. Pero desde hace unos dias me levanto con restos de carmín en los labios.
Quizá ella haya conseguido besarte.

Es a ella a la que le has contado lo qué hacer con los secretos que aun me quedan. Porque yo lo intenté echar fuera, hicé todo lo posible para que se marcharan: y fueron los oídos el sitio más lejano al que conseguí enviarlos (far far away).
Y nunca me lo dice. Utiliza mis manos y mis costillas . Hasta me está robando los abrazos y tu tacto (tu piel).
No me habla. Porque en el momento en el que ella cobra vida, yo siempre estoy durmiendo.
Supongo que lo único que compartimos, más allá de las mejillas y el femur, es el plural
(que ahora somos dos)

Tuesday, February 14, 2006

1991

-Está llegando.

-¿Qué?

-La primavera. Está llegando. Se puede notar en que huele a sol, y que la luna está preciosa.

- ¿Aunque me duela la garganta?

-Aunque te duela la garganta.

Monday, February 13, 2006

Estoy perdiéndome lo que venía detrás.
Ya sabes. Lo que les ocurre a las películas después de los créditos.
Lo que sólo se quedan a ver unos pocos,

o los tontos.

Sunday, February 12, 2006

motivos

Me huelen las manos a mistol
y a que no llamas.
Las hormigas recorren la calle, con estudiados movimientos, como una vez recorrimos el paisaje con el dedo, como una vez estuvimos a punto de chocarnos, como los trenes imprecisos, como besos que firman su despido.
Y es por esto que recojo ese tipo de cosas que deberías tirar: algo redondo y negro ( y horrible, porque sí, es horrible). Es por esto que se vacían los parques cuando llegamos de noche, tarde, siempre demasiado tarde y empiezo a oir las cosquillas de mi hermana. Es por esto que la blancura de los parpados es nívea, que las sonrisas nunca llegan a ser forzadas, que el infinito se reduce a nada (nada de nada). Es por esto que no quiero saber porqué lo hiciste. Es por esto que me rozan las mañanas tras la persiana, que el horizonte está lleno de nubes y peces. Es por esto que no se si es bonito qu ete compren una estrella (que nunca fue lo mismo que que te la regalen). Es por esto por lo que sentarse y sentiminentos empiezan igual. Es por esto que ya no creo lo que dicen los telediarios. Es por esto ,por el olor a mistol metiendose entre las uñas y que el fotografo vuelve siempre dos veces al lugar del crimen. Por lo que esto parece un café. Es por esto, por la niebla y los fenómenos que se disipan. Es porque últimamente hablo mucho por teléfono, y nunca contigo. Es porque los círculos verdes nos encierran juntos, muy juntos. Es por esto por lo que a las historias siempre le rodean las casualidades. Precisamente por esto. Nos sobran los motivos.

Saturday, February 11, 2006

entonces

Decías que parecía una bailarina de ballet, o eso me gustaba creer que pensabas, cuando aparecía en aquel bar con la falda que daba vueltas, las carcajadas cayéndome a borbotones y la sonrisa comiéndome la cara.
Mi alegría se intoxicaba de primavera....

Friday, February 10, 2006

vos

-¡sí! Le pasa a todos el mundo. Todos los veranos.

Y ahora estoy sonriendo. Si, con una boca llena de 30 dientes de caramelo, de labios rojos y miradas recientes.
Esta ciudad termina rescatándonos a todos. Los personjes aparecen con piruletas y recuerdos. Y hacen que todo sea especial. Y que quizá no sea las palabras más bonitas. Pero empezaré a escribir algo. Algo que me circunde. Una de esas espirales. Uno de esos momentos.

Siempre me encantó el pronombre vos, porque detrás se esconde
vos(otros).

Thursday, February 09, 2006

without

De repente me descompongo en gotas que discurren por la escalera, en canicas que rebotan contra el suelo, en un espejo fragmentado, en trozos, en pedazos.
Y utilizo términos como alma y corazón, como dolor y herida.

(without es más bonito que sin)

Wednesday, February 08, 2006

delante

Todos tenemos un plan, una idea, un sueño... Lo que haremos, lo que seremos. La vida que llevarás cuando alcances el horizonte que se ve desde aquí, el azul que atrapa esta ciudad.
La vida que llevaremos cuando estemos al otro lado, cuando ya no nos mientan las fronteras.
El futuro que nos está esperando tras esa puerta.
Nos queda el tiempo que pasa más deprisa. Nos queda el aliento, la voz, los arañazos (intentos a aferrarnos a esta pared).
Las ganas de verte.

¿quién te dice que en el horizonte no está el mar?

delante

Todos tenemos un plan, una idea, un sueño... Lo que haremos, lo que seremos. La vida que llevarás cuando alcances el horizonte que se ve desde aquí, el azul que atrapa esta ciudad.
La vida que llevaremos cuando estemos al otro lado, cuando ya no nos mientan las fronteras.
El futuro que nos está esperando tras esa puerta.
Nos queda el tiempo que pasa más deprisa. Nos queda el aliento, la voz, los arañazos (intentos a aferrarnos a esta pared).
Las ganas de verte.

¿quién te dice que en el horizonte no está el mar?

Saturday, February 04, 2006

temporal

Las temeperaturas irán subiendo durnate la jornada. Pero todavía quedan cinco comunidades en alerta. A saber: mis ojos, la garganta, los dedos, la boca y el corazón.
En los ojos la posibilidad de precipitación, tanto nival como en forma de lluvia sobrepasa los límites antreriormente alcanzados. El marrón brillante deja de serlo, una hoja de otoño se ha metido entre las pestañas, agolpada en un montón junto al río.
En la garganta hay peligro de aludes. Tras tantos nudos ahora se ahogan un poco las palabras que intentan subir por las cuerdas (vocales).
Los dedos se han congelado. Pronto me cortarán las falanges, y es que el único sustituto a los guantes son los abrazos.
En la boca se ha establecido larga sequía.
Y por último el corazón, lleno de goteras. Lleno de sentimientos redondeados y la imposibilidad de nadar.

Sin embargo, la barriga (que tantas mariposas y cosquillas ha recibido últimamente).
Las orejas escuchando las llamadas de esos nuevos amigos de toda la vida.
Los pies, corriendo descalzos por el pasillo, repasando los caminos.
La nariz, recibiendo besos y frío.
Y en la frente: un pensamiento.

(gracias, a los que no hace falta daróslas)

Friday, February 03, 2006

cerrado por reformas

Estoy cambiando la iluminación del interior.
Construyendo tabiques y muros cerrados por puertas, tras los que esconder secretos.
Incluso sustituyo los cuadros que cuelgan en el corazón.
He quitado las alfombras, la primavera está cerca (y como los mejores besos llega siempre derepente).

No podrás entrar hasta que se seque la pintura y el barniz de los muebles.
No podrás llegar hasta que coloque todos los papeles de nuevo.
No, hasta que se haya llenado el vacío.

De momento: cerrado.

círculos concéntricos

Círculos concéntricos.
Para esconderme.
Para guardarme.
Círculos concéntricos para agarrarte.
No es una espiral.
Es un círculo (dos, tres, cuatro) con el mismo centro.
El mismo punto sobre el que girar, pero separados.
Círculos.
Otra vez rodando.
Otra vez sin ti.

Wednesday, February 01, 2006

humedad

Últimamente siento mis latidos (casi los anoto).
Los percibo cerca. Pongo la mano sobre el pecho, o el oído.
Y los cuento de uno en uno, recomenzando a cada instante (uno...uno...uno...)
Quizá es lo que podemos aguantar, tres puntos suspendidos, después ya hay que volver a empezar, regresar. Podemos sostenernos durante tres instantes pero despuétras eso llega otro principio.
(mediamos el tiempo en latidos)
Estoy escuchando a mi corazón y tiene hambre y humedad. Mucho más que tener sangre y sonido metálico (olor metálico) tiene humedad.