Sunday, January 29, 2006

Miro por la ventana. Las farolas son la luz de la noche. Veo otras ventanas, otros coches, otras personas. Veo todas esas cosas que no quiero ver, o que no me importan. El jardín con restos de nieve y de lluvia. Me veo reflejada en el cristal: los labios, las pestañas, los ojos...
Veo la calle y el cielo negro.
Sólo cosas absurdas, sólo palabras y música desprendiéndose de las mentes de la gente.
Ni siquiera hay estrellas, ni siquiera estás tú (no salgo a buscarte porque sé que corro el riesgo de encontarte).

No hay vacío, no hay besos; no hay nada.

Saturday, January 28, 2006

de noche.

Poemas que no son más que palabras:
sucias,
seminómadas entre tu boca y mis labios,
hambrientas, turbias, voraces.
Y las noches riéndome en tu cama.
Hablar sin miedo a no tener razón;
perderte (cada día un poco más, un poco menos)
Tantas rayas en camisetas, jerseys,
abrigos, chaquetas... que terminaran
por caerse al suelo. Capuchas en cada rincón.
Y como siempre, las canciones:
banda sonora original de cada noche
de sábado, cada amigo.
Palabras turbias y mi boca sabe a alcohol,
y tus ojos tienen humo.

Y esta vez no volveré para abrazarte.

Thursday, January 26, 2006

incertidumbre

Cualquiera podría ser él. Cualquiera.

El número 23 estaba equivocado. Las caricias de papel se fueron ensortijando entre las sábanas. Los besos ya no eran a escondidas. Y desde aquel punto no podía ver la hora que marcaba el reloj, de todas formas el tiempo no importaba. Recorrieron la habitación buscando la forma de escapar, haciéndose creer que no tenían la vez en la cola de la frutería, que ese no era el impreso correcto, ni la ventanilla, que su película estaba en la sala 4 y no en aquella. Pero todo fue inútil.

Los tequieros sonaban más fuerte que la respiración. Y por un momento se quedaron inmóviles, mirándose frágilmente a los ojos. Supieron entonces que les tocaba pedir las naranjas de zumo, que habían rellenado todos los impresos, que aquel funcionario no estaba tomando el café, y su película de cine estaba filmándose en esta estancia.


Los terremotos y huracanes recorrieron los bancos del parque, la luz del valle y los países desarrollados. La bombilla de las farolas estalló produciendo mil trocitos de vidrio. Decían en las noticias que había un eclipse solar. Pero en ese instante M. y H. retorcían las leyes infranqueables de la suma jugando con números imaginarios.

Siempre impares.

Wednesday, January 25, 2006

plástico azul

Y ahora lloro y lloro azul.
Plástico. Medidas.
Lloro líquidamente.
Lloro tú (cariño, silencio, hambre)
Ahora disolventes. Mezcla.
Cristales transparentes. Mar.
Ahora lloro acuoso, hipermetro-
(pía.
Lunares y cascabeles.
Lloro letras.
(Me ahogo en el aire)

Tuesday, January 24, 2006

51 cosas que me encantan

1. escribir con pluma
2. escuchar la radio hasta muy tarde, aunque al dia siguiente tenga que madrugar
3. recortar imágenes y palabrs de revistas y periódicos
4. el helado de avellana
5. prometer que vamos a ver amanecer
6. obsevar las estrellas
7. bailar
8. recorrer la biblioteca
9. asomarme a los miradores y posar la mirada en el horizonte y los puentes
10. cantar por la calle
11. cruzar la mirada con los habitantes de las ciudades
12. mirar por la ventana
13. buscar la luna, por la noche (y por las mañanas)
14. ver fotos
15. el sonido de los aspersores a las 12 de la noche, cuando de repente, se encienden todos a la vez
16. las tormentas de verano
17. el instituto
18. los amigos (mis mejores amigos)
19. las canciones con un título especial
20. las nubes
21. tirarme en el césped
22. la música
23. sonreír a los niños
24. el agua fresca cuando hace mucho calor
25. ir al cine
26. la palabra horizonte y la palabra infinito
27. recibir letras y correos, sobre todo cartas de buzón
28. leer poesía o una buena novela o un relato (o leerte a vos)
29. tener al habitación completamente ordenada pero saber que en los 3 cajones de la mesa reina un caos que siempre me envia sorpresas olvidadas
30. tomar un par de cerezas
31. oler la hierba recién cortada
32. pensar
33. saber cosas; aprender lo interesante
34. que me regalen margaritas
35. el verano
36. la primavera
37. el otoño
38. el invierno (es que todos los meses son bonitos)
39. el sonido de las guitarras
40. los imanes de la nevera
41. los botones
42. reír(me)
43. cerrar los ojos y caminar
44. hacer cosas sin explicación como la revolución de las capuchas o caminar sosteniendo la carpeta con la cabeza
45. las camisetas de rayas
46. los abrazos que no necesitan palabras (que duran una canción)
47. el silencio
48. los colores
49. el chocolate
50. los ojos azules (y los marrones, y los verdes y los negros...)

51. tú (me encantás)

"que me sigues debiendo todavia una carta de amor"

Monday, January 23, 2006

sin guantes

Ya no quiero guantes. Ahora me gusta caminar así, sintiendo el frío, las ganas, los grados bajo cero al amanecer.
Ahora puedo acariciarte, besar tus pecas con los dedos. Tocar el cielo (que hoy es azul cielo). Escribir con manos frías y descubiertas, contarte los lunares de la cara.
Sonreír (ahora sí).

"Siempre mejor que la niebla del año pasado"

Sunday, January 22, 2006

la chica del vaso de agua

Te miro.
Después tiemblo. Después te beso. Después te abrazo.
Dejo de temblar (pero te sigo mirando).
Giramos sin caernos, andamos sobre una espiral sin llegar a tropezarnos.
Te acompaño al supermercado.
Compras lechuga y bollitos de chocolate.
Una chica con el abrigo rojo almacena agua (botellas de agua) en el carrito.
Vuelvo a mirarte en la cola. Caja 3.
Ya no tiemblo. Me acerco un poco.
Quiero arrancarte un botón, pero no puedo.
La ciudad sigue triste.

Duermo la siesta, y al levantarme estoy más guapa.

Amelie me ha contado su secreto. El misterio del fotomatón era más bonito. Ahora están nadando. Los dos en la piscina.
Se han tirado y se han empapado. Pero un empuje ya antes descrito les hace flotar.
Todas las promesas y el punto sobre la i.

Wednesday, January 18, 2006

carta de amor de la generación del 88

Hoy eras blanco y negro. Rayas grises
y tu camiseta un fotograma.
Luz artificial y mejillas sonrojadas.
La punta de los labios rojos, pero el resto,
el cuerpo,
todo blanco y negro.
Sin pestañas de colores,
sin peces con escamas,
sin nada.
Sólo el blanco (vacío)
y el negro (soledad).

Sólo un ambiguo gris en las pupilas.
Un abrazo partido.
El sonido del teléfono como una onda.
El beso perdido en un sobre nuclear,
escrito con boli bic (y negro).
Dixán, ya no hay que frotar más.
El blanco ha expulasado todo lo que pensé
(ayer)
Ahora sólo blanco y negro.
Viviendo los dos en una antigua pelicula de amor,
en una escultura de pop art,
en un código de barras.
Los dos esperando en un paso de cebra,
en el rincón, el mismo rincón que
nos proporciona una esquina.
Sin gama cromática,
sin efectos ópticos, sin luz.

Sólo dos colores, dos cíclopes.
Sobre sábanas suaves (Dixán).
Temiendo los efectos secundarios
de este atracón de poesía.

Blanco, blanco y después negro.
Cúmulos, pinturas de plastidecor y pupilas.
Nieve intacta, copos en forma de espiral
Cielo (blanco de día, de noche: negro)
Y ahora nata montada
o chocolate sin leche, sin almendras (sin avellanas)

Tristeza plomiza, tardese de lluvia ajetreada.
Sentimientos cóncavos (convexos)

Y ahora, piruletas de merienda,
sugus de limón
y caramelso de color verde.

Ahora purpurina.
Rayas moradas.
Azul.

El rojo de los experimentos.
Batido de vainilla.
Sellos que nunca enviamos.
(Ahora mezclar el rojo y el blanco de los caramelos)
Ganas de llorar (estás muy lejos)
Lunares en el cuello.
Las piernas cruzadas sobre la mesa.
El reloj. La flecha que lo indica,
la palabra que lo sustituye.
Tengo cada parte de ti en un pliegue
de la lengua (no en la punta
no en la esquina)
Y terminaremos con la música de fondo
de una película muda.
Con el piano sonando mientras te
escribo la letras.
Terminaremos nadando los dos.

Tuesday, January 17, 2006

temblando

Mis labios están temblando. Te miro y siento como tiemblan.
Todos lo han notado ya.
Todos lo saben.
Pero yo sigo temblando.
Tus palabras son burbujas que acarician
(pero burbujas).
Y estoy tamblando.
Me siento inmóvil pero tiemblo.
"Tenemos miedo a no amar o a amar demasiado"
Estamos dudando constantemente
y yo estoy temblando.

Pero tú me abrazas (tú me abrazas siempre)
y dejo de temblar.

Monday, January 16, 2006

eres

Eres Bromo y Helio; circunstancial;
eres geometría, angulo convexo, derivada.
Eres paleozoico, metereología; genitivo.
Isósceles, causal, batalla, y 1968.
Allegro, silencio de corchea.
Eres cosmología, esencia, gestión de calidad.
Algebraicamente completo.
Oído externo y nervio óptico.
Eres tránsfuga, colirio, panhelenístico.
Eres compás y cartabón.
Telefonia móvil; digital, terrestre.
Óseo.

Friday, January 13, 2006

zuamcal

Jugabamos en la plaza del Zumacal manchando nuestras manos infantiles de azul. Alcanzabamos la tonalidad del cielo de verano a las cinco de la tarde. El sabor a caramelos de colores.

Paseaban por la misma plaza, donde él ponía en sus ojos lso colores que robaba, azules, siempre azules. Y ella adquiría una sensación fría, de invierno, que le dejaba respirar el resto del año.

(zumaque: planta de la que se obtenía tinte azul)

Wednesday, January 11, 2006

noticias

Ese ojo frío, silencioso, vigilante y escéptico.
Björk es excéntrica.
Oscar Wilde pidió una copa del champage más caro desde la cam para poder decir: me estoy muriendo por encima de mis posibilidades.
El equlibrista más viejo del mundo tiene 96 años.

Porque el telediario también hace poesía.

Tuesday, January 10, 2006

espiral

Espiral: f. Geom. Curva plana engendrada por un punto que gira alrededor de otro fijo, a la vez que la distancia entre ambos puntos varía según un determinada ley.
Por eso cuando estábamos juntos formábamos espirales. Nuestro abrazo era una curva plana engendrada por mi alrededor de ti, ala vez, que la distancia entre ambos varía según el frío, la tristeza y los tequiero
.

diciembre


Primero llegaron tus palabras del paleozoico. Con letras hercinianas.
Eras zócalo.
Pero mis pensamientos alpinos te fracturaron.
Eras graven los días de lluvia y horst en primavera.
Así, con tus relatos llenos de fallas, me encontré con tus sentimientos mesozoicos. Llenos de recuerdos de mar, de esas conchas de la playa que se quedan en el bolsillo de la playa, de pensamientos calizos. Porque tras tus palabras cratonizadas había ideas blandas. (Sedimentos de río que se habían ido posando sobre tus miradas, en las cuencas geosinclinales de tus ojos)
Y llegaron mis movimientos alpinos, como cada vez que tú tocabas el timbre de mi casa y subías las escaleras hasta el tercero. Yo sólo conseguía provocar levantamientos y hundimientos (arriba y abajo). Y hacíamos ondulaciones en el terreno, que cada vez se parecían más a una espiral.
Por último lego el hielo. El frío del invierno. El glaciar, el lago, los valles y los ibones. El frío polar arañándolo todo. Y tu piel llena de arrugas por las que discurren ríos.
Y cada vez más cerca.