Sunday, June 25, 2017

Me sorprendo defendiendo a una araña
en mitad del banquete.
Lo que traes
gira el magnetismo.

Saturday, January 28, 2017

No era el cuerpo que esperaba
tu cuerpo.
Blando y escarbado, a veces.
Lodo y polvo.
Las cicatrices de tanta sonrisa.
El blanco y la nuez.
De tu bocado en mis caderas
guardo la marca
(como sello en pasaporte me señala).
Trayecto de fiereza y de ternura.
Ras del suelo.
Revolcados
tu diente en mi pezón
los sexos compasándose
respirar agudo.
Marcas surcos en mi espalda;
estruendo.
La fuerza de este enero con estrellas.

Thursday, January 26, 2017

Los días que no habían de llegar
al fin llegaron.
Decir era algo que me explotaba en la boca.
Tan de no andar, de no torcer
Era sólo el cuento, la posibilidad;
media hora antes.
Prefiero respirar sin techos a ver tus ojos.
Ya ves qué tonta, qué tierna,
qué en balde.
Dejaron
para el sol las sombras
y me subí en lo alto
no fuera a ser que encontraras otra firmeza.
Todavía podías llegar.
Yo ya lo supe.
A tientas andaba la tarde
y tu puerta
lejos de tan cerca
arropando
el mirar despierto del callejón.
Pero ni andarme pude.
A los broncos.
Las palabrejas chicas enterradas entre piedras.
Y eras todos esos pasos
y ninguno.
Todo eras. La siembre. El manjar.

Tuesday, January 24, 2017

La luz, muy suave, de la mañana.
Apenas polvo.
Envueltas en la tela azul-brillante
desacodedormir.

Nos arrojamos con ganas.

Hurtamos tesoros legítimos
a niñas más chicas.
Los meses, y una resta,
nos hacían soberanas.

De lo que tuve
Legañas y churretones
sucias siempre.
Los caminos de piedras que me sabía,
la forma de helársenos los pies.
Los siemprejuntos:
estar era la fiesta.

Ya se me han escurrido los huecos
por la memoria.
Lo mezclo todo.
Vivir en colectivo;
siempre de estreno.

Sunday, January 22, 2017

No podían tocarse.
No sabían.

Se escurrían entre las rendijas.
Intentaron arañazos, prisa honda, amor.
Y ahora ya saben.
Ya se tocan.

Saturday, December 06, 2014

Hijiña

Sólo quiero que esta herida se prenda.
(Vetusta Morla)

No puedo arrancarme ni tu apellido
ni la luna arañándome la cara
toda la puta noche niña, esa boca— porque te morías.

Me vestí de negro,
los labios muy rojos.
Tan guapa como tú, aquel día: porque te vas.
Y la trenza de la infanta;
hay que sufrir, hijiña,
para presumir.
Las manos arrugadicas,
acento atlántico
y esa forma de sonreír con la música,
de soplar noventa velas.
De quitarme el miedo.
Ya vendrán otros, hijiña;
era andaluz, a mí también me pasó de joven,
tan bueno no sería.
Ahora salta, decías,
ya verás qué divertido.
Y una tostadita junto al café con leche.
Para ti, busca en la nevera, he comprado jamón y chocolate.
Cubrirte para que no salieras, literalmente, volando con el viento.
Que ha vuelto,
y lo ha arrasado todo.


Wednesday, June 11, 2014

Pisicnas Heráclito

Sóc jo
ací
i així(na).

Y nadie puede bañarse dos veces
en la misma piscina.
No es sólo cuestión de agua
es que una, jamás, es la misma.